6 Estilos de Liderazgo. ¿Sabes cuál es el tuyo?

Hay líderes jóvenes y líderes viejos, líderes hombres y lideresas mujeres, los hay de todas las razas y colores, y también en todas las religiones, los líderes están en todos lados pero lo que tienes que saber es que existen distintos tipos y estilos de liderazgo.

Existen varios autores que los clasifican de diferentes maneras pero a mi juicio la mejor descripción es la que se basa en el perfil personal y emocional del líder. En abril del año 2000 Daniel Goldman, psicólogo y autor del libro Inteligencia Emocional1, presentó un estudio para la revista Harvard Business Review2, en donde entrevistó a mas de 3,000 directivos de empresas y exploró sus comportamientos con el fin de entender cuales tenia un impacto positivo y negativo en sus organizaciones. Encontró seis estilos distintos de liderazgo que estaban particularmente ligados a la inteligencia emocional de cada uno de los entrevistados, cada estilo tiene un impacto diferente en el ambiente de trabajo, el equipo, la organización y los resultados.

A continuación describimos brevemente cada uno de estos estilos:

AUTORITARIO. El líder autoritario funciona muy bien para situaciones de mucha presión o para ver resultados en el corto plazo. Se trata de una persona que tiene todo el poder y autoridad sobre sus subordinados. Nadie lo puede cuestionar y tampoco pide opiniones, él tiene la verdad absoluta. Es un líder de poca visión y no le interesa hacer equipo ni crear empatía lo que ocasiona desmotivación en la organización, fuga de talentos e inhabilidad para lograr objetivos de largo plazo.

TIMONEL. El líder timonel funciona también muy bien para obtener grandes resultados en el corto plazo y le gusta trabajar bajo presión pero a diferencia del líder autoritario, este toma iniciativas, domina los recursos de la organización y predica con el ejemplo, poniendose siempre metas altas. El problema es que no impulsa el cambio y mantiene un alto protagonismo que detiene el talento y desarrollo profesional de su equipo.

AFILIATIVO. EL líder afiliativo crea armonía entre la organización y favorece el clima laboral antes que los objetivos y metas. La gente es primero. Este líder crea vínculos estrechos con sus colaboradores quienes pasan a formar parte de una gran “familia” a través de la empatía, las relaciones y la comunicación. Funciona muy bien cuando el equipo es nuevo o cuando hay que motivarlos durante situaciones de alto estrés o presión laboral. El inconveniente es que a la larga trae consigo problemas de productividad y poca claridad en el desempeño y los objetivos del equipo al solapar errores o debilidades de sus miembros.

DEMOCRÁTICO. El líder democrático busca siempre la toma de desiciones por consenso. Funciona bien cuando el líder es nuevo en la organización. Este líder busca no solamente las opiniones de los demás sino que se tomen las desiciones de manera colectiva. Motiva la iniciativa y promueve el desarrollo de su gente lo que mantiene la moral alta al permitir la participación activa de todos pero corre el riesgo de no desarrollar una visión estratégica que marque el rumbo de la organización y que el equipo se pierda en la búsqueda de decisiones o en desacuerdos. Difícilmente da resultados a corto plazo.

COACHING. El liderazgo de coaching funciona muy bien en el mediano y largo plazo. Se trata de un líder que fomenta el aprendizaje mostrando un interés genuino por el desarrollo personal y profesional de cada uno de los miembros de su equipo. Los motiva a que tomen iniciativas y genera un ambiente de crecimiento conjunto en donde permite márgenes de error para fomentar el aprendizaje y desarrollo de talento. El problema es que no se puede ejercer en situaciones de mucha presión o cuando se quiere ver resultados en el corto plazo.

VISIONARIO. Este es un líder que inspira y toma iniciativas para crear un gran cambio. Es capaz de transmitir su visión y sus ideas a cada rincón de la organización y motivar a la gente para que lo siga. Mantiene un ambiente laboral sano y con la moral alta. Funciona muy bien cuando hace falta claridad y rumbo dentro de la organización y puede ajustar su visión para dar resultados en el mediano o largo plazo, sin embargo difícilmente dará resultados si existe un ambiente de alto nivel de estrés dentro de la organización o si se le piden resultados en el corto plazo.

La realidad es que los líderes siempre mezclan varios de estos estilos aunque al final siempre predomina uno en particular. Por ejemplo Adolf Hitler fue un líder visionario pero altamente autoritario, Nelson Mandela fue un líder democrático y de coaching pero principalmente afiliativo y a través de éste logró unir a todo su pueblo. Lance Armstrong, el campeón mundial de ciclismo de ruta y 7 veces ganador del Tour de France, es un líder predominantemente timonel que predica con el ejemplo, le gusta el ambiente competitivo y se pone metas altas pero su protagonismo opaca al resto del equipo e inhibe su desarrollo. Steve Jobs fue un líder autoritario pero altamente visionario que le valió para crear empresas como Apple y Pixar.

¿Y tú, ya sabes qué estilo de liderazgo tienes? Cuéntanos que opinas…

 

_______________

1 Daniel Goldman. Inteligencia Emocional. Kairos 1996.

2 HBR. Leadership that Gets Results. https://hbr.org/2000/03/leadership-that-gets-results

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *